Qué es Design Thinking: innovación estratégica para tu empresa
Informes

Qué es Design Thinking: innovación estratégica para tu empresa

Si todavía no sabes qué es Design Thinking presta atención, porque es una metodología de innovación estratégica que siguen empresas de la talla de Apple, Google o Zara. Veámos en qué consiste y cómo aplicarla en tu propia empresa!

 

Qué es Design Thinking

Design Thinking o "Pensamiento de Diseño" es una metodología  generadora de innovación basada en entender las necesidades y problemáticas reales de los usuarios para ofrecerles las mejores soluciones. Puede aplicarse con éxito a prácticamente cualquier ámbito, principalmente el desarrollo de productos, mejora de procesos, definición de modelos de negocio, creación de nuevas empresas, etc.

Esta técnica pone en valor el trabajo en equipos multidisciplinares, que aportan diversidad en puntos de vista, conocimientos y experiencia. Su mayor beneficio es ayudar a las empresas a fomentar la innovación de una forma eficaz y exitosa, con el objetivo de lanzar al mercado productos y soluciones con mayor probabilidad de obtener mejores resultados de comercialización.

No se trata de una técnica de innovación nueva, pues su origen teórico se remonta a los años 70 en Estados Unidos en la Universidad de Stanford. Su primera aplicación de negocio vino de la mano de IDEO, una de las compañías de diseño global más innovadoras del mundo. Tim Brown es su actual CEO y explica que el Design Thinking trabaja el punto de encuentro de estas 3 variables:

  • Necesidades de las personas
  • Tecnología factible
  • Valor para el cliente y oportunidad de mercado.

 

Fases Design Thinking

Fases Design Thinking para generar ideas innovadoras 

 El proceso para generar ideas innovadoras sigue 5 fases, que podremos ir saltando hacia delante o hacia atrás. A lo largo del proceso vamos recogiendo información y generando contenido.

  1. EMPATIZAR: es la fase de observación y búsqueda de información. Nos permitirá entender y conocer las necesidades de los usuarios finales de nuestro producto o servicio. Ten en cuenta que las realidades varían según nuestros clientes, de ahí la importancia de ponernos en su lugar.
  2. DEFINIR: filtraremos primero la información recopilada para quedarnos con el contenido útil y de valor. Una vez lo tengamos, pasaremos a identificar los problemas que nuestro producto o servicio tiene que solucionar.
  3. IDEAR: una vez hemos entendido los problemas de nuestro público nos centraremos en generar ideas o conceptos que sirvan para solucionar éstos. Cuántas más mejor y sin juzgar la idea del otro. ¡Mente abierta!
  4. PROTOTIPAR: es momento de implementar las ideas y materializarlas con prototipos. Los protoptipos o diseños de prueba nos permitirán visualizar de una forma más real las ideas/soluciones planteadas. Identificaremos las áreas de mejora y las ejecutaremos antes de mostrárselo a nuestros clientes.
  5. TESTEAR: si en la fase anterior testeábamos "desde dentro", ahora son los propios usuarios quienes deben testear nuestros prototipos. Ellos nos confirmarán si realmente estamos solucionando sus problemas. Pueden identificar posibles errores de planteamiento y nos sugerirán mejoras que nos ayudarán a crear el producto ideal.

 

Aplicaciones Design Thinking

La metodología de innovación estratégica es aplicable a cualquier ámbito y sector. Puede utilizarse para moda, calzado, alimentación, farmacia, soluciones industriales, software y aplicaciones, educación, servicios de diseño y publicidad... Además, es muy útil para desarrollar nuevos productos, mejorar procesos o definir modelos de negocio. Lo importante es trabajar la solución desde la perspectiva del usuario final, algo totalmente lógico y eficaz, ¿no crees? Como hemos dicho al principio, las realidades son diferentes según las personas que miran, así que asegúrate de aplicar Design Thinking para conseguir la mayor adecuación de tu solución a sus usuarios.

Automatizar Fuerza Ventas apicacion


Fuente / Design Thinking