El Síndrome de Estocolmo... ¡del vendedor!

No quod sanctus instructior ius, et intellegam interesset duo. Vix cu nibh gubergren dissentias. His velit veniam habemus ne. No doctus neglegentur vituperatoribus est, qui ad ipsum oratio. Ei duo dicant facilisi, qui at harum democritum consetetur.

¿Habéis escuchado hablar de él alguna vez? A nosotros nos ha llamado la atención. Por cierto, no hay que alarmarse en exceso, pues como síndrome que es, existe diagnóstico y tratamiento.

Síntomas

Este curioso Síndrome de Estocolmo presenta una serie de síntomas que detallamos a continuación y que tienen que formar parte de la práctica habitual de los comerciales durante, al menos, 2 meses:

-Los vendedores intentan beneficiar a los clientes en las relaciones comerciales sin necesidad ni razón lógica alguna.

-Suelen ser agentes de venta que ya han establecido una relación más personal con sus clientes, es decir, a partir de los 3 años.

-Dificultad para cumplir los objetivos de ventas marcados por el Departamento Comercial.

-Ofrecer muchos presupuestos

-Aportar muchos precios inferiores de la competencia sin documentación.

-Pedir rebajar el precio por debajo del mínimo establecido

-Defender de manera recurrente la posición del cliente frente a la de la empresa...

Diagnóstico

En este caso, el "médico" que mejor puede identificar a los comerciales con el Síndrome de Estocolmo es el Director Comercial o Jefe de Ventas (según la empresa de que se trate) en conjunto con un cliente de confianza, quien le puede confirmar o no dichos síntomas.

¿Cómo reaccionar?

Si la empresa está interesada en "rehabilitar" a su representante de ventas deberá actuar de manera rápida siguiendo estas recomendaciones: total privacidad, hablar del método de venta de forma abierta y apoyarse en evidencias.

La aceptación y posterior seguimiento serán fundamentales para el éxito de este singular tratamiento. ¡Ahora ya sabéis cómo detectarlo!

Fuente / degerencia.com
Foto / reynermedia

Por Clara Vidal
Marketing y Comunciación

Leave a Comment