¿Estamos cerca del Inspector Gadget?
Sin categoría

¿Estamos cerca del Inspector Gadget?

Este año 2014 ha sido el del comienzo de la comercialización de los relojes inteligentes. Fabricantes como LG, Motorola o Samsung ya han sacado sus modelos al mercado, mientras que Apple se espera que lo haga a finales de año. Este es el último 'gadget' que tenemos a nuestra disposición para ligar más nuestro ritmo de vida a las tecnologías. En poco tiempo, cualquier ciudadano medio no se desplazará sin un buen número de gadgets que le permitan realizar las tareas que necesita cuando está fuera de casa o la oficina. Y es que lo que comenzó siendo aparentemente una herramienta útil para el trabajo pero superflua para la vida diaria, los smartphones, han acabado siendo un objeto sin el cual nos sentimos incómodos. Nunca antes la información y la comunicación habían estado tan accesibles y, a la vez, nosotros tan dependientes de ellas. La evolución de la comercialización masiva de estos productos ha llevado a la búsqueda de nuevos gadgets a los que -al igual que ha pasado con los teléfonos inteligentes- veremos en un primer momento como artículos de lujo para, finalmente, acabar dependiendo totalmente de ellos. Hemos pasado de coger el teléfono móvil sólo cuando era indispensable a sentirnos incomunicados cuando se nos desconecta el 'Whatsapp'. No hace falta que debatamos sobre la necesidad de esta aplicación móvil, pues todos somos conscientes de la cantidad de información que recibimos diariamente de nuestro entorno a través del 'Whatsapp' y de lo difícil para nuestra vida social que sería estar una semana sin este servicio. El mismo futuro parece esperar a otros productos como las gafas inteligentes o los ya mencionados relojes inteligentes: ¿quién necesita ahora un reloj inteligente y quien podrá prescindir de él dentro de unos años? Todo este cúmulo de aparatos electrónicos que vamos acumulando me traen a la cabeza al curioso personaje de dibujos animados 'Inspector Gadget', un inspector de policía que dependía totalmente de los artilugios electrónicos que llevaba consigo todo el día, porque sin ellos era un completo inepto. En este caso, evidentemente, la tecnología móvil representaba un buen aliado para el humano. Pero, en nuestro caso ¿es siempre así? Es indudable que las nuevas tecnologías portátiles nos están proporcionando muchas comodidades, pero más cierto es que se han convertido en necesidad, pues no podemos quedarnos atrás en este camino. Quien se quede atrás en el mundo empresarial estará perdido pues la productividad depende mucho de la implantación de sistemas actualizados en la empresa. Es un error intentar ahorrar en tecnología pues a la larga la productividad se verá perjudicada. No podemos considerarla un gasto, pues es claramente una inversión necesaria. En el plano personal y de ocio, la dependencia que hemos adquirido nos convierte en criaturas indefensas e incomunicadas cuando fallan las tecnologías (recordemos el desconcierto de la última vez que hemos introducido una dirección en el gps y esta no se encuentra o cuando observamos que no tenemos cobertura en el móvil), pero si valoramos todo lo que nos aporta, está claro que las ventajas son infinitas. Todos estos gadgets complementan nuestras limitaciones como humanos y cada vez más sirven para suplir posibles minusvalías (véanse los chips que se implantan para mejorar la visión, aún en fase experimental). Eso sí, cada vez nos sentiremos más vulnerables sin ellos, como el protagonista de la serie de dibujos animados... Justamente por este motivo y sobre todo a nivel de empresa, cuando elijamos una app tenemos que asegurarnos que la empresa que hay detrás tiene garantía, es seria y de confianza. Para el mundo comercial y de ventas, caracterizado por una elevada movilidad, el hecho de funcionar offline (sin conexión a Internet) es otro de los requisitos básicos! Foto / Andrew Girdwood Publicado por Juanan Alcaraz Departamento de Sistemas